viernes, 8 de abril de 2011

El ejercicio regular frena el envejecimiento


Los médicos no se cansan de repetir las bondades del ejercicio para la salud. Refuerza nuestro organismo, evita la aparición de algunas enfermedades, despeja la mente e incluso parece aumentar la esperanza de vida... Además de todos estos beneficios, practicar algún deporte con moderación puede quitarnos unos años de encima y mantenernos jóvenes con más eficacia que cualquier otro tratamiento disponible. Así lo cree un equipo de científicos canadienses que trabaja con ratones genéticamente modificados para que envejezcan el doble de rápido de lo normal. Los investigadores han descubierto que, a pesar de estar «obligados» a hacerse viejos, los roedores sometidos a un ejercicio regular se mantienen sorprendentemente jóvenes. El trabajo, cuyos resultados, según sus autores  pueden aplicarse en humanos,aparece publicado en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias (PNAS).

El investigador médico Mark Tarnopolsky y sus colegas de la Universidad McMaster en Hamilton (Ontario) analizaron una camada de ratones que había sido modificada para tener un defecto en un gen involucrado en la reparación de las mitocondrias, encargado de suministrar energía a las células. Esto hacía que los ratones envejecieran más rápidamente. Cuando los animalillos cumplieron tres meses de edad -aproximadamente el equivalente a 20 años en humanos-, algunos de ellos fueron obligados a realizar ejercicio en una rueda de andar durante 45 minutos varias veces a la semana, mientras que el resto se pasaba el tiempo recreándose y sin mover las patas.
Los resultados mostraron que después de cinco meses -cuando los ratones tenían el equivalente de 60 años humanos- los ratones que habían hecho ejercicio -según los científicos, moderado pero constante-parecían ratones salvajes, más jovenes, sanos y activos que sus compañeros sedentarios.Los «vagos» apenas podían moverse y habían perdido gran parte de su pelo. Por si fuera poco, también eran menos sociables y menos fértiles.
Efectos sin precedentes
Cada tejido y cada órgano examinados por los investigadores eran más sanos en los ratones que practicaban deporte, incluyendo el cabello, piel, ovarios, testículos, el bazo, los riñones y el hígado. En los que no hacían ejercicio, el cerebro se había reducido y el corazón se había ampliado, mientras que los deportistas tenían uno de tamaño normal. Los efectos del anti-envejecimiento «no tenían precedentes» y protegían todas las partes del cuerpo.

 La estructura muscular en los ratones que hacían ejercicio era normal, mientras que en los ratones sedentarios parecía dañada. Las mitocondrias de los ratones activos eran jóvenes y saludables, mientras que en el segundo grupo parecían viejas. Los investigadores creen que estos resultados pueden aplicarse a seres humanos. Tarnopolsky espera que la investigación anime a la gente a tomar en serio la práctica de ejercicio regular. El investigador considera que, si bien la muerte es inevitable, el ejercicio es el tratamiento disponible más potente contra el envejecimiento y puede mantenernos sanos y libres de enfermedades durante más tiempo que cualquier otra cosa.


12 comentarios:

mateosantamarta dijo...

Bueno, Aristos. A los que, como yo aparte del trabajo de subsistencia, hemos de desarrollar por placer, el artístico, nos quedárá el ir y venir corriendo o en bici al trabajo o esperar a la jubilación -a los 67-. Estoy seguro que un trabajo amado y un poco de deporte te alejan de la muerte. Un abrazo, amigo.

Myriam dijo...

Excelente, me convertiré en ratón de rueda. ¡jajaja!

Ahora va enserio: hago ejercicio moderado de forma cosntante desde hace muuuuchos años.

UN abrazo y muy buen fin de semana-

María dijo...

Y ahora me he quedado en este otro blog.

Es cierto, el ejercicio es muy saludable, no hace falta que lo digan los médicos, cuando uno lo practica parece como si nos sintiéramos más ligeros y mucho mejor, además es bueno para algunas enfermedades como el colesterol.

A mí no me gusta mucho hacer ejercicio, por lo que, presiento que mi vida no será muy larga.

Interesante tu post, amigo, te felicito.

Un beso y feliz día de primavera en este domingo de abril.

ñOCO Le bOLO dijo...


· Desde luego, otra interesante aportación que nos haces.Se me ocurre que, viendo a los de la samba, eso no sólo se mantienen jovenes sino que corren el riesgo de regresar a la infancia. Tanto ejercicio no puede ser bueno.

· Saludos artista

CR & LMA
________________________________
·

Clara dijo...

Los ratones vagos y los intrepidos...;lo tendré en cuenta,en los ratos que deserto.Tambien la influencia en el estado de anímo....

Un abrazo

Steki dijo...

Y bueno, qué decirte que ya no sepas. Jaja. Yoga, tai-chi, chi-kung, yoga tibetano, camino, bailo tango, bailo folklore, bailo lo que venga, jaja. Pero soy un queso bailando rock. Nunca lo bailé. Qué horror!
Hablando en serio: nunca me gustó correr. Prefiero caminar. Dicen que es más sano. Las actividades que yo hago cualquiera diría que eso no es ejercicio pero hacé una clase de yoga tibetano y quedás dado vuelta! Por otro lado, el chi-kung no es un ejercicio físico intenso pero es mejor aún: te previene las enfermedades manteniendo los meridianos libres para que circule la energía por tooooooodos los órganos y vísceras. Bueno, creo que vos sabés de esto. Además, vos y yo nos mantenemos bien, no? Tan errados no vamos!
Besos y abrazos energizados.

EVA MAGALLANES dijo...

Lo sé, lo sé, lo sé pero ¡ay! no lo practico. Nunca he sido buena para el ejercicio físico y como soy delgada y muy "hiperquinética" me escudo en ello para no preocuparme... así que tú post me ha dado en los cachos como se dice en Chile. Sucede que me gusta tanto el ejercicio mental que al otro no le voy a dar cabida. Quizás no padezca en el futuro demencia senil pero voy ha estar toda tullida!!!
Agradecida siempre de tus aportaciones para con mis textos, las valoro y considero.
Muchos besos!!!

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Que cierto es todo esto que se dice en este post, yo practico el ejercicio, cuando me siento algo triste, me cambio y me voy a trotar.

El aire, el andar trotando y caminado do con mi perro Lucas, me hace relajarme y sentirme más feliz, y es que el ejercicio desata una cantidad de químicos que irrigan todo el cuerpo y el cerebro y desata felicidad, además que uno se siente mejor.

Saludos

Myriam dijo...

Vuelvo a dejarte un abrazo y desearte Felices Pascuas y un buen descanso.

Marianí dijo...

¡Cuánta razón... y yo con tan pocas ganas de actividad física.

Vine a decirte que siempre estoy aquí mi querido filósofo y amigo, y que tus entradas son como una primavera para este frío invierno del alma.

Un fuerte abrazo Aristos

soylauraO dijo...

Caramba, mantener el vínculo con la silla para comunicarnos por internet es nocivo, voy a empezar a zapatear para hacer gimnasia; al menos de la mitad para abajo.
http://enfugayremolino.blogspot.com/

Steki dijo...

Con razón que estás ausente! Jaja. Por finnnnnnnn!!!!!!! Los envidio!
Muchos besos a los 3! (Faltamos 2!)