martes, 30 de octubre de 2012

Ciudadano Kane

El Ciudadano
por Jorge Luis Borges
Citizen Kane (cuyo nombre en la República Argentina es El Ciudadano) tiene por lo menos dos argumentos.

El primero, de una imbecilidad casi banal, quiere sobornar el aplauso de los muy distraídos.
 
Es formulable así: un vano millonario acumula estatuas, huertos, palacios, piletas de natación, diamantes, vehículos, bibliotecas, hombres y mujeres; a semejanza de un coleccionista anterior (cuyas observaciones es tradicional atribuir al Espíritu Santo) descubre que esas misceláneas y plétoras son vanidad de vanidades y todo vanidad, en el instante de la muerte, anhela un solo objeto del universo ¡un trineo debidamente pobre con el que en su niñez ha jugado!
 
El segundo es muy superior. Une al recuerdo de Koheleth el de otro nihilista: Franz Kafka.
El tema (a la vez metafísico y policial, a la vez psicológico y alegórico) es la investigación del alma secreta de un hombre, a través de las obras que ha construido, de las palabras que ha pronunciado, de los muchos destinos que ha roto.
El procedimiento es el de Joseph Conrad en Chance (1914) y el del hermoso film The Power and the Glory: la rapsodia de escenas heterogéneas, sin orden cronológico.
Abrumadoramente, infinitamente, Orson Welles exhibe fragmentos de la vida del hombre Charles Foster Kane y nos invita a combinarlos y a reconstruirlo.
Las formas de la multiplicidad, de la inconexión, abundan en el film: las primeras escenas registran los tesoros acumulados por Foster Kane; en una de las últimas, una pobre mujer lujosa y doliente juega en el suelo de un palacio que es también un museo, con un rompecabezas enorme.
Al final comprendemos que los fragmentos no están regidos por una secreta unidad: el aborrecido Charles Foster Kane es un simulacro, un caos de apariencias (corolario posible, ya previsto por David Hume, por Ernst Mach y por nuestro Macedonio Fernández: ningún hombre sabe quién es, ningún hombre es alguien).
En uno de los cuentos de Chesterton - The Head of Caesar, creo-, el héroe observa que nada es tan aterrador como un laberinto sin centro.
Este film es exactamente ese laberinto.
Todos sabemos que una fiesta, un palacio, una gran empresa, un almuerzo de escritores o periodistas, un ambiente cordial de franca y espontánea camaradería, son esencialmente horrorosos; Citizen Kane es el primer film que los muestra con alguna conciencia de esa verdad.
La ejecución es digna, en general, del vasto argumento.
Hay fotografías de admirable profundidad, fotografías cuyos últimos planos (como las telas de los prerrafaelistas) no son menos precisos y puntuales que los primeros.
Me atrevo a sospechar, sin embargo, que Citizen Kane perdurará como "perduran" ciertos films de Griffith o de Pudovkin, cuyo valor histórico nadie niega, pero que nadie se resigna a rever.

Adolece de gigantismo, de pedantería, de tedio. No es inteligente, es genial: en el sentido más nocturno y más alemán de esta mala palabra.
Jorge Luis Borges - Revista Sur Nº 83, agosto de 1941.-


Inicio ciudadano Kane

Final ciudadano Kane
 

27 comentarios:

Isabel Martínez Barquero dijo...

Bueno, Aristos, hoy te estampo dos sonoros besos: uno en cada mejilla. Has traído, nada más y nada menos, que a Orson Welles y su maravillosa película, genial, "Ciudadano Kane". Perdurará, claro que sí, porque dice mucho más de lo que se ve, evoca, hace pensar...
Y, además, me citas a Chesterton, un autor que adoro.
Muak.

Ah, me ha encantado tu análisis, sí que sí.
Un abrazo también.

Adriana Alba dijo...

Sin duda un gran actor Orson Welles, todavìa recuerdo como me impresionò la guerra de los mundos jajaja, El Ciudadano una peli con mucha tela para cortar la vi hace muuuchooo, y Borges hace una sìntesis excelente en la Revista Sur fundada por Victoria Ocampo,allà por el 30 una escritora aguerrida y cosmopolita que hizo mucho por los intelectuales de la època en nuestro paìs. si mal no recuerdo una vez leì que invitò a su casa a R.Tagore.

Me gustò èsto que econtrè en Wikipedia:

Rosebud es el emblema de la seguridad, la esperanza y la inocencia de la infancia, que un hombre puede pasar su vida intentando recuperar. Es la luz verde al final del embarcadero de Gatsby; el leopardo en la cima del Kilimanjaro, buscando nadie sabe qué; el hueso lanzado al aire en 2001.
Roger Ebert62

Quien no recuerda un "Rosebud" en su infancia...yo todavìa recuerdo a mi "Linda Miranda" jaja una muñeca que caminada y movìa sus ojos azules con largas pestañas negras, que mi madre me regalò para un 6 de enero y que seguramente le costò un mes de su mensualidad como trabajadora.

Me encantò la entrada algùn dìa podrìas traer a El Gran Gatsby, una pelicula que me trae bellos recuerdos.

Besos y abrazos amigo Aristos.

Ginebra dijo...

Hace mucho tiempo que no veo esa gran película, se me ocurre que podrían pasarla por TV en lugar de la programación basura a la que nos tienen acostumbrados (la excepción aquí es la 2 que, además, tiene en su programación del jueves una hora dedicada al cine clásico).
No recuerdo muy bien las escenas y, si me apuras, el nudo de la peli, pero sí tengo en la retina la preciosa fotografía y la sensación de visualizar una gran obra de arte.
Me ha gustado mucho el análisis profundo y sencillo a la vez que Borges y usted mismo, hacen.
Me ha picado el gusanillo de volver a verla...
Un abrazo

Roberto LopezGarcia dijo...

Acabo de masticar ideas, saborear palabras y he tenido una buena digestión en este post.
Saludos!

teca dijo...

Que visão estupenda deste filme... sempre nos trazendo com primor seu modo peculiar de pensar e enxergar a vida...

Besos y besos y... que tal uma flor com carinho? ;)
Imeeeeeeeeeeeeenso abraço!!!!

Felicidad Batista dijo...

Orson Wells y Jorge Luis Borges, una combinación que nos introduce en el inevitable laberinto borgiano y en el cine como arte puro de Wells. Un feliz encuentro para los que amamos la literatura y el cine en su acepción más artística, más creativa.
Una película, Ciudadano Kane, que trasciende la crítica a la vida de un poderoso multimillonario (trasunto de Hearst) que se adentra en una descarnada visión del capitalismo y que da un paso más allá para profundizar en la soledad del individuo.
Las palabras de Borges lo manifiestan todo y bien, así que solo nos queda volver a ver esta película de vez en cuando y releer a Borges en este y en todos sus escritos.
Gracias Aristos por esta excelente entrada.

Aristos Veyrud dijo...

Ja ja ja amiga Isabel así se dan los besos, que suenen, para que todo quede grabado también en los oídos ja ja ja excelente!!!, lujos y licencias que se dá toda una artista, una escritora ja ja ja.
Uno de los grandes logros de O. Welles es haber modelado en luces y sombras y música la imagen de ese eterno y dramático intento del ser humano de orden interno y externo. Preocupación que Chesterton siempre cargó consigo a través de su extensa y prolífica obra literaria, donde se da su resolución católica como laberinto que conduce al ser humano por el bien. Hay paradojas como verdaderos arquetipos a los que los grandes artistas siempre se verán enfrentados como a una gran tormenta o como a una gran festividad y cómo salgan librados de esos pasos nos dará cuenta su obra.
Mucha alegría y honor el tener tus comentarios en esta página mi querida Isabel!!!
Te correspondo esos saludos con ingual intensidad y sonoridad ja ja ja !!!

Aristos Veyrud dijo...

Anotaré a El Gran Gatsby en el cronograma del verde ja ja ja y ya veremos que delicias podremos compartir de esa publicación.
Uno de los ejercicios del arte y en especial de la literatura es remitirnos al constante ritmo del recuerdo, de la regresión, a mantener vigente la memoria, a repasar lo ya andado y lo ya nacido, a decirnos que los mecanismos de la semilla entrelazan los mismos dramas desde que somos humanos y no debemos olvidarnos de ser humanos. Recuerdo y descubrimiento nos remiten a esa única dimensión donde para poder navegar, bucear y movernos se necesita la pasión intensa de enlazar y enlazarnos con las metáforas necesarias para lo que nos da el tiempo, nuestro tiempo que será igualmente el tiempo en el rompecabezas universal de quienes nos sucedan. Ese rosebud es como un organo más de nuestro organismo para movernos no en el espacio sino en el espíritu, recuerda ja ja ja los tipos de memoria de Proust al sumergir su magdalena en su taza de té que le dá para escribir sus seis tomos de En busca del tiempo perdido y el último tomo del Tiempo recuperado. O las conclusiones de Platon quien dice que no hay inventos sino descubrimientos como recuerdo de lo que ya es!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Bien amiga te dejo este ramillete de rosebuds ja ja ja como prenda de los futuros y grandiosos acontecimientos por sucedernos ja ja ja.
Mi inmenso abrazo Poeta Adriana Alba!!!

Aristos Veyrud dijo...

La expresión del arte se corresponde a la fidelidad de la afirmación humana, su historia y su porvenir. Así como los organismos vivos ejercen un metabolismo en su relación con su entorno, en los humanos se da algo similar en los procesos de pensamiento donde el hambre de preguntas y sed de cuestionamientos pasan por su debida selección a la memoria de donde hay asimilación y expulsión u olvido. La referencia a lo más importante de nuestra afirmación en la infancia siempre estará flotando como una boya o mojón donde gravitará nuestra actividad espiritual, es un proceso similar al desarrollo de una espiral loxodrómica donde el punto de partida es similar al punto de llegada. El tema tratado en esta película como lo revela Borges es un tema universal dentro de la literatura que seguirá siendo manejado por actuales y futuros literatos sin que vaya a perder su vigencia, películas como la china Héroe u obras como El amor y otros demonios, se basan en este mismo mecanismo espiritual de manejar los dramas a pesar de las grandes diferencias culturales, de idioma y religión. Para refrescar el argumento de la película te recomiendo visitar la página de Wikipedia donde hay una buena reseña de ella. Y de volverla a ver eso lo determinará tu apetito estético ja ja ja.
Hay en la actualidad nuevas herramientas intuídas o alcanzadas por el acusioso análisis que reelaborarán bajo las presentes expectativas de espíritu estos mecanismos de afirmación humana ya sea por los escritores de oficio o los nóveles que editan interesantes blogs ja ja ja.
Un gran abrazo querida Ginebra!!!

Aristos Veyrud dijo...

Roberto López García, sin duda, aquí el menú es cien por ciento orgánico y vegetariano ja ja ja
Saludos!!!

Aristos Veyrud dijo...

Uma flor com carinho siempre será bienvenida a este jardín dionisiaco donde será motivo de alegría y fiesta ja ja ja.
Siempre quedo agradecido con la dulzura y ternura de los comentarios de Teca, persona especial y espíritu inspirado en la belleza.
Mi inmeeeeeeeeeeeenso abrazo para la Poeta Teca!!!

Aristos Veyrud dijo...

Tenemos en el arte los vigías permanentes de las fuentes puras de la vida. De ahí la grandeza de estos artistas que no escatiman en fuerza, inteligencia y pasión para mantener a flote las fortalezas que permiten no apartarnos de los legítimos caminos de superación y defensa de la misma vida. Para no claudicar en el idealismo y su progreso más afilado como lo es el pragmatismo ciego, sin corazón ni ni razón ja ja ja.
Gracias querida Escritora Felicidad Batista por tu rico aporte y comentario a esta importante reseña Borgiana a la película que tantos consideran como la mejor nunca antes ni después bien lograda!!!
Mi gran abrazo!!!

Nakrama dijo...

Paseo entre tus palabras y evocan recuerdos, imágenes, me llevan lejos...Se agradece ese andar fuera de mi mundo, por unos instantes, perderme entre tus reflexiones, que no las mías. Gracias por el soplo de aire fresco.
Un abrazo, amigo.

Aristos Veyrud dijo...

Amiga Nakrama gracias por tu visita y me alegra saber que son un soplo de aire fresco ja ja ja.
Siempre tus paseos son bienvenidos, y está bien que de vez en cuando salgas de tu mundo a perderte en otros.
Un calidísimo abrazo amiga Nakrama!!!

mateosantamarta dijo...

Siempre he pensado que si la vida es más lisonjera y engañosa con los poderosos no les da, en cambio, ni un ápice más que a los demás en lo esencial: eso hay que lograrlo, merecerlo, no se compra. Y para que hablar de la muerte: ella es justa y a todos nos iguala.
Hace tanto que no veo esa película...pero Borges nos la recrea tan bien que parece pasar rápidamente por mis ojos y mi mente. Un abrazo, Aristos.

Aristos Veyrud dijo...

Eso!!! ja ja ja amigo Mateo entablar el arte de conversar con artistas solo es para ganar!!!
Toda la razón en tu sabia afirmación que lo esencial se gana, hay que merecerlo y no se compra, para patentarlo, sin discusión, al igual lo de la justeza de la muerte!!!
Esta reseña de Borges se aplica perfectamente a que una de las principales funciones del arte es mostrar o hacer consciencia del saber al que sabe!!! ja ja ja.
Un abrazo Pintor Poeta!!!

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Se que es una de las mejores películas que se han hecho, y debo confesar a pesar de escoger siempre el buen cine, me hace falta esta película por ver.

Interesante post y dos aristas para reflexionar, apenas la vea lo vuelvo a leer.

Saludos

elena clásica dijo...

Querido Aristos:

Nos traes una de las obras más grandes del arte, pues es un compendio de muchas disciplinas, qué homenaje al expresionismo, qué fotografía que returce el reflejo del alma que se contorsiona en la búsqueda de sí misma, que enorme puzzle se ofrece a través de los planos, de la reconstrucción de la historia en su técnica narrativa, en la sucesión de personajes que han formado parte de la vida del protagonista, en los propios fotogramas simbólicas que nos remiten a la búsqueda de la imagen completa através del espacio y del tiempo.

Nada hay más terrible, más sinisestro que la carencia de centro en un laberinto, porque esa falta hace que el resto carezca de materialidad pues no hay una armazón constructiva. Todo carece entonces de sentido, y se entrecruzan las posibilidades, las voces, las decisiones y las personas, ¿hemos tomado el sendero correcto? ¿Estamos cada vez más perdidos en el sentido de cada una de nuestras vidas?

¿Cómo reconstruyen los demás nuestra verdad? ¿Estaremos siendo justos al juzgar? ¿Somos siquiera jueces dignos de nadie? ¿Tenemos esa potestad? ¿Cómo es capaz nuestra vida de influir en la de los demás? ¿Cómo ha influido la de los demás en la nuestra?


Me siento demasiado frágil y vulnerable ante la lectura de Borges y ante el visionado de esta película, como para acercarme a ella si no es a través de preguntas, pues la única respuesta que nos ofrece Welles, por única vez, en estructura circular y perfecta, es la del recuerdo de la infancia, el único momento feliz y certero, en el que el alma rebosa de paz, el resto del viaje a través del trineio, Rosebud, parece haber perdido su centro.


Gracias por tu espíritu que se refleja en tus magníficas entradas, querido filósofo y amigo.

Un gran abrazo, Aristos.

India Rebelde dijo...

Hola Aristos, por aca ando, leyendote y maravillandome por las cosas que aprendo en tu blog...

Sabes? Me ha impactado lo que dices: "ningún hombre es alguien", bueno, pues completamente de acuerdo contigo, ningun hombre es nadie, pero nios creemos que somos algo, bastantemente mucho....jeje...

Ando algo perdida de estos lados, nuevas responsabilidades asumidas me restan tiempo, pero no me olvido mis blogeros preferidos.

Besos y feliz semana amigo.

Aristos Veyrud dijo...

Ja ja ja Roy espero que la veas pronto, creo que el sábado pasado la emitieron por el canal 13, hay tema y temas que te darán mucho que pensar.
Saludos!!!

Rafa Hernández dijo...

Bueno Aristos que quieras que te diga hijo. Lo explicas todo tan bien, que yo creo que ya no caben ni los comentarios. Eres un fenómeno amigo.

Un abrazo.

Aristos Veyrud dijo...

Querida Poeta Elena Clásica primero un ABSOLUT straight para ponerme a tono con las vibraciones de tu comentario ja ja ja y con este frio tan delicioso que nos llega por este tiempo en estos parajes paradisíacos.
Por medio de la literatura el ser humano hace un rastreo existencial para sí y para la humanidad de si mismo, eso pasa en todos los grandes escritores. Ya lo decía el mismo H. Hesse " la vida de todo hombre es un camino hacia mismo, la tentativa de un camino, la huella de un sendero. Ningún hombre ha sido nunca por completo el mismo; pero todos aspiran a llegar a serlo, oscuramente unos, más claramente otros, cada uno como puede. Todos llevan consigo, hasta el fin, viscosidades y cáscaras de huevo de un mundo primordial" Así que con esta edición y de la mano de Borges no pierdo el hilo de la pregunta sobre el huevo y el nido.
Esta cuestión es un motor en la creación artística, este eterno retorno y repazar huellas y senderos nos afianza para los pasos posteriores, de ahí que debemos estar siempre atentos a los que nos antecedieron en la memoria del arte, para no tener que empezar otra vez de cero.
La serie de preguntas que haces dan para que surjan muchas obras a quien las asuma...y para que haga consciencia de su propio retorno...reitero la importancia de tratar siempre con artistas, con poetas, es un paso adelante sin olvidar los ya dados.
Y para refrendar lo dicho anteriormente te dejo esta bella versión de Volver en la voz de Miki Mari con la orquesta de Richie Ray y Boby Cruz.

Mi gran abrazo Poeta Elena Clásica!!!!!

Aristos Veyrud dijo...

Eso si que es un honor estar dentro de tus blogueros preferidos y que a pesar de los nuevos compromisos te des una escapadita furtiva para una visita por demás esperada ja ja ja.
Gracias por pasar. Por este tiempo todo se empieza a sobrecalentar a pesar de que la temperatura baja en la meseta josefina, estuve repasando algunas canciones de allá de Maracaibo como Venga un abrazo, y el Cañonazo, ya las he oído como 700 veces cada una ja ja ja y las estaré publicando por algunos días en la margen derecha de este blog para seguir amenizando festivamente estos meses.
Me alegra que te haya gustado y aportado el artículo del maestro Borges uno de los sabios de este continente al cual tenemos que aprenderle mucho!!!
Ya estaré correspondiendo a tu visita.
Mi gran abrazo India Rebelde!!! entre más ocupaciones más música y el cuerpo aguanta lo que le pongan, o lo que se le venga encima ja ja ja

Aristos Veyrud dijo...

Amigo Rafa alegra verte de nuevo en el mundo blog, ya eres de los que hace falta cuando se ausentan, bueno por aquí esperando que los acontecimientos mundiales sean signo de que algo se está acomodando para mejor y nuestro deber es ayudar a un buen parto ja ja ja
Un abrazo Rafa!!!

ñOCO Le bOLO dijo...


· Cuando vi la película la primera vez, no la comprendí. Luego, creí reconocer en ese trineo lo que yo había perdido. Ahora sé, con alguna posibilidad, que el perdido soy yo, que todo lo que me rodea tiene poco sentido, que sólo es una recreación de un mundo que no sé si lo habré creado bien.

· Saludos, genio

CR· & ·LMA
________________________________
·

Aristos Veyrud dijo...

Eso es el arte, siempre nos acicatea hacia nosotros mismos y desde siempre y para siempre, no es casual entonces tu ejercicio de escritor, fotógrafo y músico y esos cuestionamientos que haces no salieron del capricho y tienen su propia respuesta, toda pregunta tiene implícita su respuesta o de lo contrario no sería pregunta, todo lo demás es tiempo ja ja ja. Nosotros somos una serie de gestaciones y nacimientos en sí mismos, la última gestación es nuestra propia muerte que si ha cumplido con las condiciones naturales de maduración será como nuestro nacimiento un parto normal. La principal gestación en vida es ese camino hacia nosotros mismos que de llegar a darse podremos decir que hemos cumplido y ese es el papel y función del artista y del arte que cada cual llegue a ser en sí y por sí mismo.
Abrazos Artista Ñoco!!!

Aristos Veyrud dijo...

Ñoco sólo para reforzar lo dicho anteriormente este escrito de la Poeta Ana Istarú:

“Algún día
algún misterioso día húmedo
me volcaré en mí misma para siempre,
y no podrá nadie llamarme
por mi nombre,
porque seré un encierro de paz,
único y eterno…”