martes, 27 de noviembre de 2012

Un cuento chino

Había una vez, en la antigua China, un extraordinario pintor cuya fama atravesaba todas las fronteras.
En las vísperas del año del Gallo, un rico comerciante pensó que le gustaría tener en sus aposentos un cuadro que representase a un gallo, pintado por este fabuloso artista.
Así que se trasladó a la aldea donde vivía el pintor y le ofreció una muy generosa suma de dinero por la tarea.
El viejo pintor accedió de inmediato, pero puso como única condición que debía volver un año más tarde a buscar su pintura.
El comerciante se amargó un poco. Había soñado con tener el cuadro cuanto antes y disfrutarlo durante el año signado por dicho animal.
Pero como la fama del pintor era tan grande, decidió aceptar y volvió a su casa sin chistar.
Los meses pasaron lentamente y el comerciante aguardaba que llegase el ansiado momento de ir a buscar su cuadro. Cuando finalmente llegó el día, se levantó al alba y acudió a la aldea del pintor de inmediato. Tocó a la puerta y el artista lo recibió. Al principio no recordaba quien era.
-Vengo a buscar la pintura del gallo -le dijo el comerciante-.
-¡Ah, claro! -contestó el viejo pintor-.
Y allí mismo extendió un lienzo en blanco sobre la mesa, y ante la mirada del comerciante, con un fino pincel dibujó un gallo de un solo trazo.
Era la sencilla imagen de un gallo y, de alguna manera mágica, también encerraba la esencia de todos los gallos que existen o existieron jamás.
El comerciante se quedó boquiabierto con el resultado, pero no pudo evitar preguntarle:
-Maestro, por favor, contésteme una sola pregunta. Su talento es incuestionable, pero ¿era necesario hacerme esperar un año entero?
Entonces el artista lo invitó a pasar a la trastienda, donde se encontraba su taller.
Y allí, el ansioso comerciante pudo ver cubriendo las paredes y el piso, sobre las mesas y amontonados en enormes pilas hasta el techo, cientos y cientos de bocetos, dibujos y pinturas de gallos, el trabajo intenso de todo un año de búsqueda.
Autor desconocido
 

31 comentarios:

Rafa Hernández dijo...

Bonito relato amigo Aristos; muchas veces no valoramos el trabajo que lleva realizar cualquier tarea, y en este caso al pintor le llevo todo un año en plasmar sobre un lienzo o folio el gallo que el comerciante le pedía. Nada es tan sencillo como en apariencia representa. Aunque también cabe interpretar el relato sino me equivoco como que el viejo pintor no era tan famoso ni bueno como se decía de él, o si lo era no sabía en este caso como pintar un gallo, y le costó Dios y ayuda para conseguirlo. Ya que por mucho que sepa uno en esta vida de una materia muere siendo un simple aprendiz.

Un abrazo Aristos.

Ginebra dijo...

El trabajo, el esfuerzo y el tesón para conseguir lo que uno quiere... Son valores fundemantales que el ser humano está perdiendo irremediablemente.
Un cuento que no hay que perder de vista, un acierto que nos lo hayas mostrado.
Besos

Adriana Alba dijo...

...Era la sencilla imagen de un gallo y, de alguna manera mágica, también encerraba la esencia de todos los gallos que existen o existieron jamás...

Algo que creemos orignal y ùnico,en definitiva le pertenece al universo, un cuento a mi entender con varias lecturas...desarrollar la paciencia, valorar el trabajo de los otros, apreciar una obra con màs intensidad, percibir los detalles y aprender de la sabidurìa oriental, que siempre nos deja mensajes muy sutiles.

Luego nos diràs jaja.
Me encantò, besitos amigo Aristos.

India Rebelde dijo...

Buen dicen que la paciencia es de sabios...

Estos chinos siempre dejandome "perpleja" con sus cosas... los admiro si, pero te confieso que tambien les temo... coño!!! que son muchos!!! Yo les comento a mis amig@s: Invacion extraterrestre???!!! que vaaaaa la invasion es de chinosss... y son tan pero tan.... que mejor callo.

Besos filosofo y poeta camarada (poca cosa no???...na'guara!!!)

Aristos Veyrud dijo...

Amigo Rafa la interpretación siempre es libre y válida y esto hace del arte que sea mucho más rico. Una obra que no se deje interpretar de múltiples formas pasa a ser ensayo, panfleto, discurso o propaganda. Cada uno que se relacione con una obra se lleva un mensaje que ha sido escrito solo para él, que ese mensaje coincida con otros eso ya es otro asunto. No hay que temer equivocarse en una lectura sobre una obra. Ya el arte debe bajar del pedestal de los expertos, curadores, entendidos (aunque hay que considerar igualmente estos criterios pero no como esenciales y únicos) y establecerse como ese eslabón entre las riquezas de cada cultura y de cada espíritu.
Gracias por tu lectura y comentario y tu amena y activa participación en esta página.
Un abrazo amigo Rafa!!!

Aristos Veyrud dijo...

Amiga Ginebra no respetar el esfuerzo y el trabajo es una de las agresiones más directas a la autoestima y estima del ser humano. Ya sabemos que tazar el precio del trabajo es un medio que puede ser utilizado y manipulado por el poder, en la diferencia de clase, género, raza, cultura etc. El facilismo, la chapucería, el mal hablar, la comida rápida, el amor y el café instantáneo, el no pensar, el no apreciar y el sí despreciar, en fin todos los mecanismos y dinámicas de la inmediatez hacen que no vivamos para nosotros sino para aquella matriz mundial que exige todo de una vez y ya y no otorga nada a cambio. Y todo se va en un suspiro, en un abrir y cerrar de ojos y cuando nos enteramos se nos ha ido la vida entera.
Mi abrazo amiga Ginebra, gracias por tu comentario!!!

Aristos Veyrud dijo...

El símbolo del gallo era muy importante para el comerciante y quería tener ese bien espiritual bajo todas las reglas de calidad, como bien dices tú, el artista sabía de la armonía de todos los elementos y condicionó esa expresión a que los elementos se manifestaran en el momento preciso y no a la voluntad y capricho del comerciante o del mismo pintor. Como cuando el surfista espera la ola, no puede fabricarla a su antojo, debe esperarla y cuando esta por fín llega entonces allí se puede desplegar todas las habilidades entrenadas. Cuando un artista reconoce esto y lo hace consciente siempre es el ello o el eso quien se expresa y no el mismo artista, de ahí la grandeza de quien así procede, tan grande como la escogencia de la mejor ola para surfear, no es el artista quien inventa, pues este solo expresa lo que se le manifiesta...del ello o del eso.
Abrazos mi querida Poeta Adriana Alba!!!

Aristos Veyrud dijo...

Ja ja ja India rebelde sin duda que es mucho lo que debemos aprender de esta cultura milenaria y mucho lo que nos han aportado y seguirán aportando.
Ya cuando estés más viejecilla te he de ver practicando tai chi, acupuntura, ike nobo...i chin ja ja ja bueno y haciendo jugosos negocios con esa nueva superpotencia. Ya veremos.
Un gran abrazo amiga India Rebelde!!!

Felicidad Batista dijo...

Aristos, un cuento de la rica tradición china que admite diferentes niveles de lectura.
El valor de arte, y no me refiero al económico, solo aprecia el resultado final y se tiende a obviar o ignorar el largo proceso artístico, personal, experimental...del creador. Es quedarse con el trazo, la línea superficial que recorre el lienzo, las palabras que construyen un libro, las imágenes que configuran una película, la melodía que suena de una partitura musical. Pero detrás está el silencioso y arduo "trabajo de chinos" de crear, corregir, destruir, modificar, cambiar, experimentar... Por ello resulta grato encontrar una obra de arte que destaque por su sencillez, que no se vea pero que se intuya su complejidad.
Gracias por compartir reflexiones tan interesantes.
Un abrazo

Aristos Veyrud dijo...

Amiga Felicidad Batista tu como artista y escritora sabes lo que es cada palabra, cada renglón, párrafo...son fruto de una inversión total de vida. Y esta es una de las principales características del arte, mostrar y demostrar que cada cosa hecha por lo humano corresponde a una historia y alimenta otra, unas con más dramas que otras, con más inversión de pasión y emoción que otras, pero en suma es recuperar esa capacidad de vida y humanismo en el cotidiano hacer y construir histórico de los pueblos. Lo que dices tan sabiamente en tu comentario recoge el peso del valor artístico, el resultado, lo visto sólo alcanza a ser la punta de ese iceberg que ha costado ya un 99 por ciento de transpiración y arduo esfuerzo personal y de la misma colectividad artística.
Gracias por tu valioso aporte en tu comentario.
Mi gran abrazo Escritora!!!

ana dijo...

La paciencia merece el resultado que tuvo, este pintor buscó y buscó hasta encontrar lo mejor, y ese año fue un año de trabajo ciertamente. Lo bueno se hace esperar.

un saludo.

teca dijo...

Quanto se aprende com a paciência e sabedoria chinesa... valorizar o trabalho e a simplicidade complexa das pessoas que o realizam...

Beijos.

Belén R. dijo...

Como en cualquier obra de arte que se precie lo que cuenta es el resultado final. Nadie pregunta a un artista si tardó un día o un año en acabarla, sólo se aprecia cuando está finalizada. En este caso el artista quiso hacer partícipe de todo el proceso a su cliente y los motivos se los guardó para sí mismo. De igual forma cuando dejamos que los demás accedan líbremente a los entresijos de nuestras obras, hechos o ideas, realmente queremos dejar constancia de su valía. De no ser así sólo mostraríamos su resultado final. Ha sido muy interesante divagar en tu propuesta. Un abrazo.

Aristos Veyrud dijo...

"Quien sabe esperar no hace concepciones" S. Freud, eso!!! querida Ana sólo conformarse con lo mejor de nuestras propias capacidades encontradas mediante la búsqueda paciente sin apremios y desesperos ja ja ja. Excelente!!!
Un gran abrazo!!!

Aristos Veyrud dijo...

Siempre hay que estar atento a la voz de la experiencia y de la sabiduría y los chinos en ese sentido tienen mucho que decir ja ja ja.
Inmeeeeeeeeeeeeeeenso abrazo amiga Teca!!!

Aristos Veyrud dijo...

Querida Belén el arte siempre muestra y enseña más allá de lo aparente, no es sólo presencia. El mismo icono y símbolo del gallo era un referente para todo un pueblo que significa algo más que una imagen decorativa de un ave, una convención que condensa cantidades de dramas humanos cuyo valor descansa en la apreciación del trabajo y la constante dedicación que merece ser reconocida de ahí la pregunta del comerciante ¿Era necesario esperar un año maestro? El sí rotundo del pintor en el taller fue inobjetable.
Enfrentarnos a un si de esa naturaleza hace que nosotros mismos y nuestro trabajo adquiera el valor real y el respeto que se merece, recuerdo bien la anécdota de vida de L. Van Bethoven con quien se inicia la profesión de músico como músico y no como un sirviente más de las cortes.
Hacerse respetar en lo mínimo como humanos un tema más que vigente en el día de hoy!!! y esa es una de las tantas tareas del arte.
Un gran abrazo amiga Belén!!!

ñOCO Le bOLO dijo...


· La obra de una vida requiere tiempo. Sólo el tiempo permite el reposo de toda la información sensorial acumulada durante un cierto periodo de tiempo. Lamentablemente, hay veces que todo ese oculto trabajo, no cuaja en nada concreto, excepto en el bagaje con el que el artista se muere. Pero es suficiente.
Otras veces, asoma un destello de luz y, gracias a él, nos enteramos que hay algo llamada arte.

· un abrazo, maestro

·CR· & ·LMA·

·

Aristos Veyrud dijo...

Gracias por lo de maestro ja ja ja que viniendo de un artista como Ñoco es para tentarse en la misma vanidad. En el futuro si las cosas fluyen por el lado de la vida, sin duda que la religión de toda la humanidad por necesidad será el arte, un tanto como la religión shinto que es la religión de la belleza. La auténtica relación con el todo se da mediante los rituales de la afirmación del lenguaje de la belleza maximizando y potenciando todas las posibilidades de los sentidos y del gusto y no negándolos o extrangulandolos y eso para todos no para una élite de priviligiados. El trabajo constante y gratificante por fuerza natural esculpe nuestra propia evolución y nos inserta en la esperanza humana haciéndonos merecedores de la misma vida, en lugar de alienarnos en espera de un mas allá a todas luces inexistente e insípido. El arte es el arte de vivificar en el éxtasis el universo y sus partes y nosotros somos eso: una parte ja ja ja.
Abrazos artista!!!

Nakrama dijo...

Preciosooooo!!! Me encantó este relato. Tiene tanto de mágico y cierto. Realmente a veces no somos conscientes de nuestra propia evolución, y de repente un día te ves dibujando al gallo de un tirón!! Pero es el resultado de mucho trabajo, de muchas gotitas de agua que poco a poco han conformado todo un océano. Bello. Un placer pasar a visitarte.

virgi dijo...

La inmensa sabiduría de los orientales, a veces infravalorada.
Un fuerte abrazo

mateosantamarta dijo...

Y quién sabe que el artista, el poeta, el músico no tardan un día ni dos sino más de una vida en hacer la obra? Y a quién le importa aquí en occidente que haya locos que no se dediquen a almacenar números?
Un abrazo, amigo.
Que pena que los chinos olviden su sabiduría ancestral.

María dijo...

Este cuento chino tuyo, en cierto modo es como un día alguien que entendía muchísimo de pintura me hizo comprender la grandeza de Picasso, desde su primera etapa realista ( hay un cuadro que casi nadie conoce que se llama primera comunión que parece increíble lo haya pintado él) pasando por sus etapas cubistas, y expresionistas es donde se aprecia la búsqueda y el trabajo de este artista.

Cuando la gente no bucea en una obra y se queda en la superficie no aprecia esto y dice ¡¡vaya porquería!! como tu maestro chino sabía pintar perfectamente un toro con todo lujo de detalles, pero su evolución en busca de la esencia lo hizo deshacerse de toda la parafernalia y dibujarlo con cuatro lineas que parecen sencillas a simple vista pero encierran toda una vida de trabajo y evolución... la esencia siempre se guarda en frascos pequeños, porque es lo más valioso.

Espera voy a ver si te encuentro un video donde se ve la evolución de uno de sus toros ... No es este, pero ME VALE, para mostrarte lo que intento:-)

Espero que te guste, aunque a mi no me va nada la tauromaquia, espero que lo compense la guitarra genial que lo acompaña:-)


Muuuchos besos y feliz finde ARISTOS y graaaciass.

Aristos Veyrud dijo...

Ay amiga Nakrama sé cuánto te cuesta dar un paso!!! ja ja ja y te agradezco que hayas venido hasta aquí a dejar tu sabio comentario. Bueno los que sabemos lo que es tener el corazón roto automáticamente formamos esa especie de camaradería y solidaridad y tratamos de levantarnos los unos a los otros ja ja ja a como dé lugar, aunque hay amores que saben tanto querer que hasta cuando dicen adiós y se alejan es igualmente una delicia dolorosa pero delicia después de todo...
Bueno amiga como este final de año nos encontró un poco lúgubres lúgubres ja ja ja pues a buscar el olvido al estilo Jalisco y destapemos esta silver que tanto te gusta y a llorar por quien se lo merece o quien no vaya usted a saber allá en La mesa del rincón
Orale prietita!!! Salud y hasta el fondo!!! ja ja ja

Aristos Veyrud dijo...

Así pasa querida Virgi por fortuna sabiduría llama sabiduría y hay quienes mantienen estos alcances milenarios siempre en sus páginas abiertas!!!
Un abrazo!!!

Aristos Veyrud dijo...

Amigo Mateo tu como cultor del arte lo sabes mejor que nadie y sabes quien lo sabe, los que no lo sepan no se imaginan de lo que se pierden ja ja ja.
Sigamos en lo nuestro, somos los que tenemos la razón como decía P. Eluard.
Un abrazo Artista!!!

Aristos Veyrud dijo...

María!!!!! ja ja ja a mayor volumen e intensidad de pasión mayor capacidad de trabajo, enfocar todo nuestro ser en uno de los tantos cauces estéticos es armonizarnos con la infinita armonía del universo y consumir nuestro ser en esa llama que ilumina la historia con entusiasmo y entrega a ojos cerrados ja ja ja.
Hermoso y muy valioso ese vídeo que dejas de Picasso y los toros que nos ilustra esa faceta del pintor que plasmó casi a lo largo de toda su vida en sus pinturas. Yo tengo una réplica de uno de esos dibujos al pincel debido a que IKEA hace unos veinte años atrás editó una serie especial con esas pinturas en tinta negra, aunque solo tiene el valor decorativo y no puedo decir tengo "Un Picasso!!!" me sirve para mantener presente a este artista de todos los tiempos en mi rutina.
Gracias por tu jovial y animado comentario.
Mi gran abrazo amiga María!!!

Mos dijo...

Está claro que hay que saber esperar, que hay que tener paciencia y dejar al artista y su mundo que cree la obra más idónea.
Leyendo este cuento se puede hacer una buena reflexión.
Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

Aristos Veyrud dijo...

El trabajo artístico no es meramente cerebral, involucra todas las capacidades y habilidades corporales a la vez que suma los progresos espirituales. Es una exploración integral de existencia que va señalando puntos y caminos dentro de la estética. No es una operación matemática de un solo resultado.
Y claro todo eso toma su tiempo como todo lo vivo en sus procesos de gestación, nacimiento, crecimiento y muerte...
Gracias por tu comentario amigo Mos
Abrazos Poeta!!!

Myriam dijo...

El cuento chino me gustó por toda su enseñanza, pero aún más los comentarios.

Vamos por mal camino con esta presión por la inmediatez que no permite que nuestro trabajo o el trabajo de los otros sea valorado en su justa medida.

El gran problema que le veo al asunto y me preocupa, es el poco margen para protesta y cambio que vamos teniendo, con los despidos compulsivos y excesivos que nos convierte en descartables. Igual, siempre nos pueden reemplazar con algún desocupado que acepta trato de esclavo para no morir de hambre.

Un abrazo




Myriam dijo...

(jajjaja y solo Maria, mi querida María, podía convertir un gallo en Toro jajajajaja es genial. Simplemente genial y la adoro)

Aristos Veyrud dijo...

Esta burbuja del desempleo sigue hinchándose y por algún lado tiene que romperse, esperemos que los dirigentes de la economía tengan la suficiente sensatez para no hacer del problema algo más grave.
Percibo que tú eres una fiel practicante del trabajo de calidad y que sabes por experiencia la gratificación espiritual cuando no material que da hacer las cosas de la mejor manera posible. Eso es palpable en tu modo de expresarte.
No hay dudas.

Con relación al toro de María bien puede tratarse de un lamassu ja ja ja

Abrazos querida Myr!!!