martes, 2 de agosto de 2011

BIODIVERSIDAD: Se necesitarán 27 planetas Tierra

Por Stephen Leahy
UXBRIDGE, Canadá, ago (IPS) – Aun si se multiplicaran por 10 las áreas dedicadas en el mundo a conservar plantas, animales y otras especies, no serían suficientes para afrontar los grandes problemas del siglo XXI: el aumento poblacional, el consumo desmedido y el uso ineficiente de los recursos.
Y si no se encaran todos estos temas, la humanidad llegará a los 10.000 millones de personas en 2050 y necesitará otros 27 planetas Tierra para pagar el costo ambiental de la demanda de recursos, estima un nuevo estudio.
El tamaño y el número de áreas protegidas en tierra y mar se incrementaron drásticamente desde los años 80, totalizando hoy más de 100.000 y cubriendo 17 millones de kilómetros cuadrados de suelo y dos millones de kilómetros cuadrados en océanos.
No obstante, las especies se extinguen más rápido que antes, alerta el estudio publicado la última semana de julio por la revista Marine Ecology Progress Series.
“Para mí es increíble que no hayamos podido afrontar este fracaso de las áreas protegidas”, dijo el principal autor del trabajo, Camilo Mora, de la Universidad de Hawai.
“Nos sorprendió que la evidencia de los últimos 30 años fuera tan clara”, dijo Mora a IPS.
La capacidad de las áreas protegidas para frenar la pérdida de biodiversidad –la disminución de la variedad y del número de especies vivas—ha sido sobreestimada por mucho tiempo, según los expertos.
La realidad es que la mayoría no están realmente protegidas. Muchas son sólo “parques de papel”, esto es, resguardadas en teoría. Más de 70 por ciento se ubican en esta categoría, dijo Mora.
El estudio muestra además que los gastos mundiales en áreas protegidas son hoy de 6.000 millones de dólares por año, y muchas no reciben los fondos suficientes para una administración adecuada.
Gestionar efectivamente estas áreas requiere de unos 24.000 millones de dólares anuales, cuatro veces más de la inversión actual.
“La pérdida de biodiversidad y sus consecuencias para el bienestar de la humanidad son de gran preocupación y ha desatado fuertes llamados para expandir el uso de áreas protegidas como remedio”, explicó el co-autor del estudio Peter Sale, biólogo marino y director asistente del Instituto de Agua, Ambiente y Salud de la Universidad de las Naciones Unidas.
Pero éstas “son una falsa esperanza”, dijo Sale a IPS.
Consultado sobre el acuerdo mundial sobre biodiversidad alcanzado en Nagoya, Japón, para poner 17 por ciento de las tierras y 10 por ciento de los océanos del planeta bajo protección para 2020, Sale señaló: “Es muy poco probable que se alcancen esas metas” debido a la creciente necesidad de alimentos y otros recursos.
“Aun si esos objetivos se alcanzaran, no se detendría la pérdida de biodiversidad”, señaló. Una de las razones es que, una vez que se crea una zona protegida, la industria se traslada otro lugar para extraer recursos. Otro de los motivos por los cuales las áreas protegidas no son una respuesta es que no pueden controlar el impacto de la contaminación o del cambio climático.
Finalmente, la presión sobre los recursos del planeta aumenta tan rápido que “el problema se escapa de toda solución”, indicó.
La pérdida de biodiversidad es preocupante ya que se trata del único sistema de apoyo que tiene la humanidad para su supervivencia: le provee desde alimentos, agua y aire limpio, hasta recreación y turismo, indicó Mora. 
La única estrategia hoy es la creación de áreas protegidas, pero “eso es poner todos nuestros huevos en una sola cesta”, alertó. “Se necesita un gran cambio para afrontar las raíces del problema”.
El aumento poblacional es la principal causa de la pérdida de biodiversidad. Cuando el número de habitantes del planeta era de 5.000 millones en 1985, el uso de recursos superaba a lo que la Tierra podía sostener en forma indefinida, según varias estimaciones, indicó Mora.
Hoy la población mundial es de 7.000 millones, mucho más de lo que la Tierra puede sostener.
Para 2050, con una población estimada en 10.000 millones y si no se cambian los patrones de consumo, el uso acumulado de recursos naturales equivaldrá a la productividad de más de 27 planetas Tierra, estimó el estudio.
Para sostener a los actuales 7.000 millones de personas se requiere de un drástico cambio en el uso de recursos. Actualmente, la huella ecológica promedio de cada ciudadano de Estados Unidos es de 10 hectáreas, mientras que la de un haitiano es menor a una.
El planeta podría sostener a toda la humanidad si la huella promedio de cada persona fuera de dos hectáreas, calculó Mora.
Si hay más gente, simplemente habrá menos recursos disponibles para todos, por lo cual se necesitará un control de la población, señaló.

10 comentarios:

Laura Uve dijo...

Bufff.......que impotencia ante este panorama, estamos malgastando los recursos que son necesarios para la humanidad de hoy y de mañana. Nos gobiernas políticos que solo miran a cuatro años vista y que se rinden a especuladores y explotadores..........ayssss que me disparo y estoy en horas bajas...

¡¡Qué panorama tan desolador!!

Un abrazo grande!!

Aristos Veyrud dijo...

El panorama no es alentador, lo que es alentador es el número de personas que cada día hacen consciencia del problema y se integran a las múltiples actividades que pueden empezar a revertir los saldos desfavorables. Bien amiga Laura Uve al menos ya empezamos que es lo importante.
Siempre mi abrazo grande amiga!!!

Chaves Casanova dijo...

¡Vaya! Intentaré dormir, después de la lectura de este post.
No será sencillo, si será un esfuerzo de todos o no alcanzaremos sobrevivir.

Steki dijo...

Terminaremos por tomar conciencia de una vez por todas? Es tremendo! Hay que unir energías para lograrlo.

Gracias por todo tu cariño, Aristos. Es mutuo. Me encanta lo que siempre me decís en mi blog. Iría encantada a buscar ese cálido abrazo para paliar este frío inhóspito que tenemos por estos lares! Pero bueno, ya pasará, jaja.
Te dejo besos y abrazos.

Aristos Veyrud dijo...

Chaves Casanova realmente es para perder el sueño, las conclusiones del articulista ojalá llegaran a más personas así la alerta despertaría a mayor número y las soluciones se acelerarían.
Un gran abrazo y gracias por pasar por este sitio!!!

Aristos Veyrud dijo...

Ya lo decía que apenas aparecieras de nuevo en la red la temperatura se elevaba de nuevo. A pesar del frío allá en Argentina.
Ese viaje te devolvió mas sabia y más convencida de tu camino espiritual, parece que fue toda una experiencia para aplicar lo meditado. Por fortuna toda esa energía que se te despierta está a favor de la salud y la alegría del universo y de lo humano, virtud que contagias por la gracia con que lo expresas. Sembrando besos y abrazos en todos los confines del planeta desde la Mirada de Steki.
Ya pasará...
Todos los abrazos querida Milonguera!!!

Adriana Alba dijo...

Tema que preocupa y a la vez ocupa, como bien dices se està tomando conciencia sobre los recursos a tener en cuenta.

La Madre Tierra es un ser vivo, palpita, sufre, agradece y devuelve.

Hace poquito se celebrò en algunos paises el dìa de la Pachamama,donde las personas todos los años agradecen sus dones, por las cosechas y todo lo bueno que ella nos da.

Tambièn creo en la teorìa de los elementales, ondinas, salamandras, sìlfides, gnomos...ellos tienen un plan para la tierra, si el hombre contamina el agua y el aire, provoca incendios, excava a diestra y siniestra las profundidades, nos es raro que haya una devoluciòn igual.

Agradezcamos cada dìa el simple hecho de abrir el grifo y tener agua, agradezcamos los alimentos y las manos de quienes los cultivaron o cocinaron, agradezcamos el aire y el sol...

en fin Aristos, sigo teniendo confianza jajaja.

Me encantò tu artìculo, un fuerte abrazo!

Aristos Veyrud dijo...

Gran aliciente oírte Adriana Alba dispuesta al agradecimiento, al trabajo, y a la solidaridad con el cuerpo y el espíritu de nuestra gran madre tierra.
Importante mención haces de ver y sentir la tierra como ser vivo, quienes así lo sienten y lo viven, soy testigo, solo pueden multiplicar vida y amor.
Siempre mi infinito abrazo hija de esta tierra y hermana de la humanidad!!!

Myriam dijo...

Lo bueno es, como tú dices, comenzar a revertir el proceso de aniquilación de la biodiversidad, para poder de verdad salvaguardar el planeta o lo que queda de él.

(aunque me quedo más tranquila ahora que hay agua en Marte, al menos, no nos moriremos de sed jejejeje)

Abrazos, Aristos, abrazos, abrazos y más abrazos que los brazos no me duelen nunca.

Aristos Veyrud dijo...

Ja ja ja esa es la actitud Myr que nunca duelan los brazos para repartir todos los abrazos que necesita este mundo para convertirlo en la casa que cada uno de sus habitantes se merece en medio de una vida abundante y de alegría.
Aparte de medidas efectivas, se necesitan medidas afectivas y en grandes volúmenes, y las mujeres a medida que se deciden a tomar decisiones contribuyen a revertir tantos desastres y desorden.
La fortaleza de los brazos adquirida en los abrazos es directamente proporcional a la fuerza que se gana en el corazón.
Entonces un superabrazo planetario amiga Poeta!!!